Muchos pensamos que viajar nos sirve para alejarnos de la rutina, el estrés y las presiones del día a día. Pero ¿Sabías que viajar tiene efectos positivos en nuestra salud e incluso en nuestro intelecto? Claro, aquí te decimos porque:

Conocer nuevos lugares, gente, paisajes, gastronomías, regiones y culturas, nos llenan de emociones que nos levantan el ánimo. Nos hacen sentir adrenalina, curiosidad, satisfacción por aquello que pudimos ver, escuchar o incluso probar, nos hacen sentir una tranquilidad que al volver de nuestro viaje se convierte en grandiosos recuerdos y fotografías mentales que podemos compartir.

Siempre es recomendable viajar por un par de días como mínimo para experimentar nuevas sensaciones, mismas que se verán reflejadas en nuestra salud, ya que está científicamente comprobado que tomar vacaciones reduce en un 50% las probabilidades de sufrir un ataque cardíaco, disminuye los niveles de estrés y aumenta la sensación de bienestar en nuestras vidas.

Cuando hablamos de un viaje, no sólo nos referimos a un viaje a la playa o a un viaje internacional que dure un mes, y que cuesta miles de pesos, para nada! Un viaje puede ser uno o dos días alejados de lo monótono de nuestras vidas, puedes hacerlo sólo disfrutando de la compañía de tu alma y un buen libro, puedes hacerlo en pareja y disfrutar del romanticismo que tiene la vida, o puedes hacerlo en compañía de tu familia y amigos para disfrutar de momentos divertidos e inolvidables. Recuerda, la vida es una, y al morir sólo nos llevamos y dejamos esos recuerdos impresos de felicidad.

¿A dónde ir? La lista es inmensa, y eso puede espantarnos un poco si sólo tomamos en cuenta el tema económico, pero no te asustes, no necesariamente debes gastar mucho dinero para poder aprovechar de un viaje placentero. Puede visitar una cabaña en alguna montaña cercana a dónde vives, puedes quedarte en algún hotel de tu ciudad pero en calidad de turista para sólo dejarte consentir, puedes optar por tomar tu casa de campaña y tu sleeping para quedarte en algún parque, montaña  o cerro y disfrutar de la naturaleza, sus sonidos y su tranquilidad, hay quienes prefieren “rodar” por la carretera sin rumbo fijo y quedarse donde la noche se los permita, puede ser un pequeño hotel a pie de carretera, o incluso dentro de su auto en algún paradero seguro. Hay quienes prefieren organizar su viaje con tiempo y visitar destinos que aún no conoce o bien destinos que visita frecuentemente.

No importa la duración o el destino de tu viaje, simplemente importa los beneficios que esto aporta a tu salud e incluso a tu espíritu aventurero.  Viajando la circulación sanguínea fluye mejor, tu mente se relaja de lo rápido y monótono de nuestras vidas y libera las preocupaciones, dejando espacio para que la imaginación se llene de recuerdos y experiencias maravillosas que se convertirá en anécdotas para contar en un futuro.

Nuestra mejor recomendación para tu salud y tu espíritu es que viajes!! Date la oportunidad de hacerlo por lo menos dos veces al año, verás lo liberador que es disfrutar de la naturaleza, de los paisajes que ofrecen las carreteras, disfrutar de la comida típica de cada lugar, de la cultura que cada pueblo ofrece, etc.

¡Si te das la oportunidad de viajar, tu cuerpo, tu mente y tu alma, te lo agradecerán! Viatge te ayuda a generar esas oportunidades.

“Una vez que has viajado, la travesía nunca termina, sino que es recreada una y otra vez a partir de vitrinas con recuerdos. La mente nunca puede desprenderse del viaje”. – Pat Conroy

Conoce 4 Tips para disfrutar tu viaje.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *